Lo bonito de una mesa dulce es que es totalmente personalizable para la ocasión, lo que la convierte en única.

Lo ideal es elegir una temática y basarte en ella para combinar los colores manteniendo la misma tonalidad.

En función del estilo que quieras dar a la fiesta, dispones de gran variedad de decoraciones, como pompones, guirnaldas de luces, globos…

Los recipientes para llenar de chuches en distintas alturas dará movimiento a la mesa. Combinando distintos materiales, como madera, cristal, mimbre, e incluso bolsas de papel, son siempre un acierto.

Los dulces, variados y fáciles de comer, mezclando chocolates, piruletas, galletas, gominolas…

Personalizar con el diseño de la papelería con la temática, colores, diseño y texto para dejar constancia de la celebración.

La máxima de “menos es más” en las mesas dulces es muy importante. Una mesa dulce bonita puedes conseguirla con pocos dulces, pero siempre cuidando al máximo cada detalle. Guarda simetría para crear una mesa o carrito equilibrados.

Estas opciones son ideales para celebraciones como Baby Showers, Bautizos, Comuniones, Cumpleaños, Bodas, eventos de empresa…

 

Fotos vía Pinterest